Raffel Pages puede usar cookies para recordar tus datos de inicio de sesión, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basándose en tus intereses. Si quieres saber más puedes leer nuestra política de cookies y privacidad.

Raffel Pages

Historia de una marca

Nunca me gustó la peluquería como oficio

Nacido en una familia de peluqueros, entre rulos, laca y tijeras.

Raffel Pages

El París de los años 60

" La peluquería allí era otra cosa. Era el mundo del estilismo, de la imagen, de la haute couture y la haute coiffure, no tenía nada que ver con la perspectiva de la España gris de aquellos años. Entendí la importancia que puede tener un buen equilibrio entre imagen, cuerpo y peinado".

Fue su padre, peluquero desde 1925, quien le introdujo en este mundo..."Aún negándome, mi padre me inició en el oficio y para atarme montó un salón. A raíz de ello, me llegó la gran oportunidad que siempre esperé".

Rosy Carita, de Carita de París, la mejor peluquería mundial en los años 60, se fijó en él y le ofreció un stage a su lado. Allí, en aquel París del glamour, en aquel salón, se formó su alma de artista o creativo, teórica, filosófica y emocionalmente.

Raffel Pages un self-man que tiene facilidad en todo lo relacionado con la creatividad, escribir, pintar, esculpir o realizar un peinado. Dice sentirse más un creativo de imagen que un peluquero, justamente por tener la mente abierta a todo lo que representa belleza, único modo de acercarse al arte.

De París a Barcelona

A la vuelta de París, en 1975 inaugura su primer salón, en la calle Reina Elisenda, en Barcelona, inicio de una expansión que siempre ha ido en alza y al que le siguieron otros 6 salones.

En esos años la competencia en Barcelona era muy fuerte ya que esta ciudad es y será cuna y esencia de la peluquería española.

Debido al éxito de este primer salón fue reclamado para shootings de publicidad y de revistas de moda, en estos mismos años empieza a ser reclamado por empresas, grupos, gremios y familias profesionales italianas, donde colaboró a título personal en no menos de 200 ocasiones en 10 años. Debido a todo ello, la primera firma mundial de productos de peluquería, L'Oreal París, lo ficha para la presentación de sus colecciones por todo el mundo y se erige como embajador de esa firma a la que se siente tan ligado emocionalmente y de la que dice, llevar su ADN en la sangre.

Pero es en el año olímpico en la Barcelona del 1992, cuando puso en marcha su gran proyecto y la verdadera semilla de la expansión de esta firma: el instituto de Perfeccionamiento Raffel Pages, centro que se creó para la formación exclusiva de sus colaboradores y actualmente abierto a cualquier profesional. Para Raffel Pages la formación es uno de los puntales más importantes en los que se debe basar la manera de vivir, "Hay que aprender durante toda la vida, yo aún estoy aprendiendo y lo continuaré haciendo hasta el fin de mis días".

Nace la peluquería emocional

La peluquería es para Raffel Pages "el oficio de los diálogos y los silencios" y desde esta perspectiva ha creado la "Peluquería Emocional", no solo realizada con las manos, sino con los sentidos y emociones que genera cualquier persona.

Siempre con el afán de innovar, en el año 2000, puso en marcha una nueva marca dentro del grupo al que llamó "Teentrends by Raffel Pages", un innovador concepto de peluquería emocional y transgresora que él define como "el chic subversivo". T&T es un estallido de creatividad, una explosión de sentidos estéticos. Pocas diferencias existen en nuestras firmas sobre la imagen de mujeres y hombres. Las técnicas y la creatividad en cortes, peinados y colores, por mucho que se diga, no se diferencian tanto, solo existe la gran peluquería con sus peculiaridades en función de la imagen preopia y sexo. Las nuevas generaciones T&T no hacen más que reafirmar estos conceptos, solo es importante la imagen final que ofrececmos.

Tanto en el campo técnico-artístico. como en el del negocio: "he tenido siempre como punto de referencia el ir adaptándome de manera continua a los cambios que se iban produciendo en mi entorno, de manera que adopté una actitud continua de renovación constante en todas las áreas".

Inverir es una apuesta obligada para poder generar nuevas ideas y nuevos proyectos. Es imprescindible investigar nuevos conceptos de técnicas e imágenes. Intuir hacia donde caminan los deseos estéticos de nuestra sociedad e Innovar, para atrevernos a ser descarados en nuestras propuestas y colecciones. La investigación de la mano del Equipo Creativo Raffel Pages, el alma de la firma, genera lo consigue de manera sublime, ya sea a través de pasarelas o desfiles, una forma clara de diálogo con la sociedad.

Raffel Pages es una marca innovadora, fresca, urbana, cool y ágil

Para Raffel Pages, las claves del éxito son sus cuatro íes: Invertir, Investigar, Intuir e Innovar.

Raffel Pages